Nobivac KC

Vacuna viva atenuada de aplicación intranasal contra los 2 agentes más importantes causantes del síndrome de la tos de perrera: virus de Parainfluenza canina (PiC) y Bordetella bronchiseptica (Bb). 

La Traqueobronquitis Infecciosa Canina o Tos de las Perreras, es una enfermedad multifactorial altamente contagiosa del tracto respiratorio. Se caracteriza por ser leve y auto limitante, pero puede evolucionar a una bronconeumonía fatal en cachorros o a bronquitis crónica en perros débiles o de edad avanzada. La transmisión puede producirse a través de la tos, estornudos o contacto de nariz con nariz. La enfermedad se disemina rápidamente entre los animales susceptibles, principalmente cuando se encuentran alojados en estrecho confinamiento (por ejemplo: hospitales veterinarios, criaderos). 

El Virus de la Parainfluenza Canina, el Adenovirus canino 2 (CAV-2) o el Virus del Distemper Canino pueden ser la causa primaria o la única involucrada. Los Reovirus caninos (tipos 1, 2 y 3), el herpes virus canino y el Adenovirus canino 1 (CAV-1) tienen dudosa significación en este síndrome.

Bordetella bronchiseptica también puede actuar como patógeno primario, especialmente en perros de menos de 6 meses de edad. Esta bacteria u otras, generalmente Gram negativas como Pseudomonas sp, Escherichia coli y Klebsiella pneumoniae, pueden producir infecciones secundarias después del daño causado por virus en el tracto respiratorio.

Son comunes las infecciones concurrentes de varios de estos agentes. El papel de Mycoplasma sp. no está claramente establecido. La susceptibilidad y severidad de la enfermedad aumenta por condiciones como stress, ventilación inadecuada, temperatura y humedad. 

El signo clínico más evidente es la tos fuerte, paroxística y seca que puede ser seguida de arcadas y náuseas. La tos se induce fácilmente por la palpación de la laringe o tráquea. Los perros afectados no muestran signos clínicos adicionales, excepto una anorexia parcial. La temperatura corporal y los análisis de sangre se mantienen normales. El desarrollo de signos más severos que incluyen fiebre, descarga nasal purulenta, depresión, anorexia y tos productiva especialmente en cachorros, indican la complicación con una infección sistémica severa como Distemper o bronconeumonía. El stress, debido particularmente a condiciones adversas ambientales y los estados de mal nutrición, pueden contribuir a recaídas durante la convalecencia.

Debe sospecharse Traqueobronquitis Infecciosa Canina frente a la aparición de la tos característica luego de 5 a 10 días de contacto con perros susceptibles o afectados por la enfermedad. La severidad de los síntomas disminuye a partir del quinto día, pudiendo persistir por 10 a 20 días. El traumatismo traqueal secundario a intubación puede producir un síndrome similar pero de menor gravedad. Los hisopados de nariz o garganta y los lavados de tráquea y tracto respiratorio inferior pueden utilizarse para aislamiento e identificación del agente causal.

Cada dosis (0.4ml) contiene al menos 10 8.3 UFC de la cepa viva B-C2 de Bordetella bronchiseptica y al menos 10 2.8 TCID 50 del virus de la Parainfluenza canina, agentes etiológicos de la tos de perreras.

Cuando el riesgo de infección con la Tos de las Perreras es significativo, está recomendado el uso de Nobivac KC a partir de las 3 semanas de edad. Nobivac KC se administra 72 horas antes del periodo de riesgo, o conjuntamente con Nobivac Puppy DP o Nobivac DHPPi a las 4 - 6 semanas de edad; la edad mínima de vacunación con Nobivac KC es al menos 2 semanas de edad. La revacunación se aplica antes del periodo de riesgo o anualmente.

La protección parcial se logra a partir de las 48 horas postvacunación; la inmunidad completa (local y sistémica) se alcanza después de 72 horas sin necesidad de revacunación. La inmunidad dura aproximadamente 1 año; sin embargo se recomienda la revacunación de perros en situaciones de alto riesgo cada 6 meses (razas braquicefalicas, animales de criaderos y hospedajes).

Permitir que el diluyente alcance la temperatura ambiente. Reconstituir la vacuna liofilizada en forma aséptica con el diluyente estéril. Una vez reconstituida, cambiar la aguja por el aplicador incluido. Fijar la cabeza del perro en posición vertical normal. Colocar el aplicador frente a uno de los orificios nasales y administrar toda la dosis (0.4ml) dentro de la fosa nasal. La vacuna debe ser usada dentro de la hora siguiente a su reconstitución. Vacunar exclusivamente perros sanos; realizar examen clínico antes de la vacunación. Puede aplicarse en hembras gestantes.

Se ha estudiado la eficacia de Nobivac KC contra el virus de Parainfluenza canina (PiC) y Bordetella bronchiseptica (Bb) contra la Traqueobronquitis Infecciosa Canina inducida en el laboratorio. En un estudio se evaluaron la frecuencia y duración de la traquebronquitis clínica, los títulos de aglutinación sérica, la respuesta de anticuerpos humorales y la duración de la eliminación del virus de la PiC y de Bb. La presentación de traqueobronquitis clínica se redujo 96% en el grupo vacunado en comparación con el grupo control sin vacunación. En el grupo control sin vacunación se observó un 70% de eliminación de virus de la Parainfluenza Canina, en comparación con el 1% del grupo vacunado. El aislamiento de Bordetella bronchiseptica se redujo 89% en el grupo vacunado en comparación con el grupo control sin vacunación.

Todos los perros deberían inmunizarse con vacunas con virus vivo modificado contra Moquillo, Parainfluenza y Adenovirus canino 2, que también protege contra el Adenovirus canino 1.

Estudios han demostrado que las, debido a la concentración y composición antigénica,  las vacunas Nobivac Puppy DP y  DHPPi  pueden atravesar la barrera de anticuerpos maternales transferidos por el calostro, y proteger antes y más rápidamente que las vacunas convencionales. La vacunación inicial comienza temprano en la vida del cachorro, a partir de las 6 semanas de edad (o antes con Nobivac Puppy DP) y se repite dos veces cada 3 a 4 semanas. La protección temprana y efectiva de las vacunas Nobivac permite la socialización temprana del cachorro.

No administrar conjuntamente con otro tratamiento intranasal ni antibióticos. En cachorros susceptibles puede producirse ocasionalmente descarga nasal y ocular leve, transitoria después de la vacunación. Conservar entre 2 a 8° C

Cajas de 5 frascos de vacuna liofilizada con diluyente (0.4ml)

Envíe su comentario

Su comentario será evaluado antes de publicarse. Su email no será revelado.

Añadir nuevo comentario